Una de las series más queridas para la comunidad de juegos de pelea regresó el año pasado con el lanzamiento de Samurai Shodown, un reboot de la franquicia lanzada en 1993.

Desarrollado por SNK Corporation, Samurai Shodown llegó el año pasado a consolas y arcade y un año después a Nintendo Switch y PC. El juego retoma el clásico estilo de pelea con el que originalmente se lanzó y comienza la historia un año antes del título original, donde diferentes guerreros buscan destruir un ser maligno que está azotando a Japón.

La historia es realmente corta y no varía mucho de acuerdo con el personaje que elijas. El desarrollo de esta se va dando entre cada una de las peleas y poco a poco vamos descubriendo más sobre el mal que azota a Japón y quien es cada uno de los diferentes peleadores. Dependiendo el personaje que elijamos varía el orden en el que nos vayamos enfrentando a los enemigos y las interacciones que observemos previo a iniciar una pelea, pero el final se mantiene en cada una de las diferentes ocasiones.

El hecho de que la historia sea bastante corta realmente no afecta directamente al juego, pero el hecho de que fuera de esto no haya alguna otra actividad que hacer fuera del multijugador en línea es lo que de cierta manera le resta valor.

Este enfoque completamente multijugador es rescatado por el hecho de la gran jugabilidad con la que cuenta el título y el cierto balanceo con el que cuenta el título. A diferencia de otros títulos de pelea, Samurai Shodown se basa más en los movimientos individuales que en los ataques largos de combos, lo que le da un poco más de versatilidad y oportunidad a los jugadores interesados en títulos de peleas mientras mantiene la velocidad de juego.

Y como casi todos los títulos de SNK, los personajes están balanceados similarmente, solo es cuestión de que los jugadores se adapten a las diferentes estrategias que requieren cada uno de los personajes. A nivel competitivo la diferencia es ligeramente más marcada pero sigue permitiendo el uso de una gran variedad de personajes.

Con 17 personajes base en el juego, además de otros 8 en DLC, el título cuenta con una buena variedad de personajes y estilos de pelea para experimentar y probar, además de que tiene apariciones de diferentes entregas de la serie y una colaboración con Ubisoft para traer a Warden del juego For Honor.

Como cada título de pelea, Samurai Shodown tiene una técnica característica y en este caso es el Rage, el cual se rellena con daño que recibas y daño que bloquees y una vez llenes la barra realizarás 20% más de daño, además de que puedes realizar una explosión y por un corto tiempo realizar 40% más de daño pero una vez termine esto no volverás a almacenar Rage.

El estilo visual es bastante llamativo al tomar como base el cell shading y destaca aún más cuando realizamos los movimientos especiales. Además de esto, cada uno de los escenarios está creado con una temática específica y cuenta con grandes detalles, tanto en el fondo como en efectos visuales como personas observando la partida y demás. Y como detalle extra, varios de los personajes tienen atuendos extra que nos remontan a las primeras entregas de Samurai Shodown, algo que a los amantes de la serie y de los juegos de peleas realmente apreciarán.

Y un detalle exquisito que complementa perfectamente todo lo anterior es la música, y es que el estilo utilizado remonta completamente al periodo Tenmei de Japón, con sus sonidos característicos entre instrumentos de aire y de cuerda que simplemente complementa perfectamente al juego.

Realmente Samurai Shodown es un título que a los fanáticos del género de peleas les encantará siempre y cuando su enfoque principal sea el aspecto multijugador y tal vez competitivo de este género. Para los más casuales tal vez no sea una prioridad por la falta de contenido y corta historia, pero definitivamente es algo que deberán probar. Su gran estilo visual y hermosa música es lo que lo separa de los demás títulos de peleas.