Tuvimos el privilegio de ver Mirai mi pequeña hermana y podemos decir que es una aventura mágica de aprendizaje a través de los ojos de un niño y su forma de ver a su pequeña hermanita en una animación fuera de este mundo. 

Mamoru Hosoda es un hombre famoso en la industria del anime, cada vez que este hombre lanza un nuevo filme es todo un suceso. A pesar de ello, entré con ciertas dudas a ver Mirai, ya que su anterior proyecto no me dejó del todo satisfecho, por fortuna Mirai es un gran regreso a la forma de Hosoda.

Este director es conocido por su mezcla de drama con elementos de fantasía muy elaborados, ese estilo propio donde ambos géneros pueden sobresalir y reforzarse entre sí. En Mirai, el director habla sobre la llegada del segundo hijo de una familia joven, distorsionando bruscamente la dinámica establecida con el, hasta ese entonces, hijo único “Kun” y Hosoda muestra a detalle la exploración de las facetas que rompen este equilibrio de ser el hijo único a el hermano mayor.

Nos muestra como puede ser el pensar de un niño al ver que ya no es el hijo único y que la atención de papá y mamá está en Mirai, de como un papá se tiene que volver la persona a cargo de cuidar a Kun y a Mirai más todos los deberes del hogar que pueden ser agotadores.

A pesar de este caos, la familia intenta acostumbrarse al cambio, pero resulta un tanto difícil debido a el comportamiento de Kun, ya que se da cuenta de que todos le ponen más atención a Mirai que a él por ser el nuevo, pequeño y frágil miembro de la familia.

Lo que hace especial a esta película son los interludios de fantasía que refuerzan las partes dramáticas ya que cada cambio en la realidad, cada instante refleja a la perfección todo con lo que está lidiando Kun en su interior. Los momentos de fantasía son creativos, originales y atractivos.

Debido a esto siempre hay un punto de retorno a la realidad para regresar a la historia y así lograr que el mal comportamiento de Kun cambie y vaya desapareciendo al igual que el pequeño sentimiento de no querer a su hermana por el hecho de pensar que le quito su lugar en la familia en un camino de fantasía donde podemos ver como los lazos familiares pueden volverse fuertes a través de estas lecciones que trascienden incluso el tiempo.

Todos los elementos de fantasía van de la mano de una animación hermosa que es superior a la de las películas anteriores de Hosoda, los diseños de los personajes son más claros y detallados, los fondos son asombrosos y muy detallados.

Es una gran noticia el hecho de que el trabajo de Hosoda evolucione de este modo, entregándonos está calidad digna de ser nominada al Oscar a mejor película de animación.

La banda sonora es menos definida, música simple pero optimista inspirada en tendencias pop que crea una atmósfera agradable, por otro lado se nos fue presentada con doblaje al español latino y puedo decir que fue un trabajo genial a cargo de Lalo Garza (Papá) junto a un gran elenco de actores de doblaje entre ellos, Laura Torres (Kun), Cristina Hernández (mamá), Susana Romero (Mirai), Roberto Mendiona (Abuelo), Isabel Romo (Abuela) y Pepe Vilchis (bisabuelo).

Mirai mi pequeña hermana es una película llena de magia, aprendizaje y sobre todo el poder de los lazos familiares a través de la perspectiva de un pequeño niño, la película tiene un núcleo fuerte que mantiene el drama relevante y conmovedor.

Hosoda está de vuelta de una manera muy buena y esperemos que siga evolucionando de este brillante modo.

No se la pueden perder le recordamos que será exhibida en nuestro país este 19, 20, 21 de Abril y 3, 4 y 5 de mayo en Cinépolis gracias a Konnichiwa Festival.