La noche del martes 4 de octubre falleció a los 94 años el actor Mario Almada, cuyo nombre siempre estará vinculado a las películas que dieron origen al género de las narcopelículas que dominaron las décadas de los ochenta y noventa.

El actor nació en Huatabampo, Sonora el 7 de enero de 1922 y a los 13 años de edad debutaría en el cine con el filme Madre Querida en 1935 como un extra, pero tendría que esperar el cine algunos años para volver a ver a Almada frente a las cámaras.

Apoyando la carrera de su hermano Fernando, Mario decidió convertirse en productor y guionista, pero su primera empresa de producción de filmes fracasó. En 1965, mientras se filmaba Los Jinetes de la Bruja, el estelar, Bruno Rey, sufrió un accidente y la lesión consecuente obligó a Mario, quien estaba acompañando a su hermano, a tomar su lugar.

De ahí comenzaría una larga lista de películas que los Hermanos Almada filmaron, empezando por películas de vaqueros. En 1969, tendríamos un filme que marcaría su carrera, El Tunco Maclovio, que co-estelarizó con Julio Alemán, un filme sobre un pistolero que tiene que soportar los fantasmas de su pasado, que le daría la Diosa de Plata ese año.

Almada se prestó para trabajar en diferentes proyectos, desde películas para niños hasta cintas que abordaron temas polémicos como La lsla de los Hombres Solos o La Viuda Negra, donde interpreta a un sacerdote que es seducido por una viuda, papel que le daría el Ariel a Mejor Actor en 1984, pese a que la cinta se filmó una década antes.

En la década de los setenta comenzaría a trabajar en películas donde igual aparecía de villano como de héroe justiciero, en cintas que glorificaban la violencia que comenzaba a azotar el norte del país debido al contrabando y al narcotráfico, comenzando por la cinta La Banda del Carro Rojo en 1978 y que continuó durante cuatro décadas, la mayor parte de estas cintas co-protagonizadas con su hermano Fernando, varias de ellas llamando la atención por ser inspiradas en narco-corridos como La Camioneta Gris, Emilio Varela vs Camelia la Tejana o El Fiscal de Hierro. Aunque en los ochenta estas películas se mostraban en los cines, poco a poco, la crisis económica obligó a los Almada a grabar estas películas directamente a video.

Al final de su carrera todavía tuvo la oportunidad de participar en algunas producciones, especialmente Bajo la Misma Luna de Patricia Riggen y la polémica cinta El Infierno de Luis Estrada.

De acuerdo a IMDB, aún están dos películas por estrenarse, Sangre de Traficante y El Precio del Poder. 

Descanse en paz.