Hace dos años, Sony mostró en el E3 entre sus exclusivas independientes un vídeo bastante enigmático, uno que involucraba laberintos, acertijos y una exploración profunda en 3D, la que no parecía darnos muchos mensajes en general, pero estaba claro que toda nuestra mente comenzó a jugar desde el momento que vimos el cursor completar uno de esos laberintos.

Ese video de The Witness, seguramente fue opacado rápidamente por lo que mostró ese año (The Last Guardian, Final Fantasy VII, Uncharted… ), pero se quedo el interés por ver este juego terminado en la Playstation 4 y en las computadoras con Steam, algo que finalmente ocurrió en enero de este año y que le dio una excelente recepción de la crítica especializada.

Es entonces cuando tenemos la oportunidad de ver este juego ahora en la consola Xbox One, desarrollado por Thekla, Inc, bajo la dirección de Jonathan Blow, el creador del afamado Braid. ¿Cómo llega esta joyita a la Xbox One?

the-witness
Toda la isla es un hermoso laberinto…

ATESTIGUEN EL ROMPECABEZAS DEL AÑO…

Al momento de empezar el juego estas atrapado en un cuarto, el cual solo se abre si resuelves un laberinto sencillo de resolver, lo cual te abre las puertas para darte cuenta que estás en una isla abandonada, no hay personas, se oye en ratos los diferentes sonidos ambientales (no hay nada de música), pero la isla estará llena de una gran cantidad de acertijos por resolver, principalmente laberintos.

Y es entonces cuando nos damos cuenta que, todo, absolutamente todo lo que encontremos en esta isla es un completo acertijo, compuesto por centenas de laberintos, la mayor parte de ellos contenidos en pantallas, pero separados en diferentes grupos donde la resolución de dichos laberintos varía, y no, no es solamente llegar del punto A al punto B como el laberinto tradicional lo refiere, tendremos que poner mucha atención a las reglas que modifican los diferentes laberintos.

the-witness-10
Mejor que una llave, resolver el laberinto para abrir la puerta.

Así tendremos que visitar diferentes puntos de esta isla abandonada, entre un bosque que tiene hermosos cerezos, una fábrica de vidrio, un monasterio zen, un castillo, una selva y un desierto, entre otros lugares y cada uno de estos lugares tiene acertijos diferentes de los que tendrás que pensar en una solución.

Algunos acertijos dependerán mucho del entorno donde estás jugando, hay laberintos afectados por las sombras, por la forma en que la luz se distribuye en el tablero, por las formas caprichosas que exige en pantalla y hasta por los sonidos que pudieran escucharse alrededor y no, no hay pistas, no hay alguien que te sugiera algo, es un juego sin diálogos sin tips, todo el desarrollo del juego estará alrededor de lo que tu mente pueda hacer.

DIFICILMENTE HERMOSO…

El mayor mérito de este juego es la forma en que se fueron acomodando los acertijos que tiene este juego, no precisamente para hacerlo más difícil todavía, sino para permitirnos a los jugadores notar el excelente trabajo gráfico que tiene este juego.

La isla de The Witness es hermosamente diseñada y en pleno diseño fue cuando empezaron a programarse dichos acertijos, lo cual impide que alguno de estos se vea sobrepuesto en la pantalla, lo cual permite una completa integración del jugador con el entorno y hacer que el jugador deba poner mucha atención a lo que se pinta frente a sus ojos.

witness-sidebar-0
Antes de ser petrificado, este hombre había pedido una guía para resolver el juego…

El control no es nada exigente, al ser un juego de laberintos en primera persona, vamos a tener básicamente los dos sticks, uno para mover al jugador y otro para ajustar la cámara, un botón para correr, otro para ejecutar una acción y otro para cancelar las acciones, no se necesita agregar más a este juego con un control realmente sencillo.

Quizá lo más desconcertante, pero ojo, no es malo, simplemente desconcertante, es el hecho de que no hay nada que te ayude a avanzar en el juego, e insisto, es lo mejor que le puedes hacer a un juego donde te exige toda la atención para poder encontrar una solución, donde hay que deducir, calcular, analizar y revisar todo, sin que nadie te ayude, sin que tengas que leer alguna instrucción.

Si, es un juego que muchos jugadores verán y correrán espantados, porque, contrario a lo que muchos juegos proponen, este es un juego que invita a PENSAR.

2
Es un juego hermoso, difícil, pero que se quedará grabado en tu cabeza por mucho tiempo.

Cuando logras entender el propósito del juego entonces no vas a necesitar ayuda alguna, solamente dejar que tu cabeza haga todo el trabajo y el juego estará resuelto, claro, eso llevará horas y horas de pensar y pensar, mientras admiras los diferentes paisajes del juego, algunos hermosos, otros extrañamente escabrosos, todos bien detallados en conjunto.

Claro, cuando logres terminar todo el juego, si es que lo logras, no querrás volverlo a visitar, o seguramente lo intentarás con otro usuario para poder empezar de cero, créeme una segunda vuelta puede valer la pena, y seguro muchos lo estarán considerando para los famosos speed runs en un futuro no muy distante. Hasta podría abogar a que saliera una versión en Realidad Virtual en el futuro, nada como estar atrapado en esta isla, sin peligros, sin presiones, solo laberintos que resolver.

[marstheme_review post_id=”127394″]