Talent Not Included es un juego de plataformas, que se desarrolla en un escenario. La narrativa del juego nos pone en el papel protagónico dentro de una obra de teatro. Cada “acto” de esta obra está formado por una serie de niveles que incrementan su dificultad.

Un acierto del juego es combinar de manera exitosa secciones de plataformas y combate, jugando así con nuestra habilidad. La velocidad y los reflejos son básicos para terminar cada nivel, y es que conforme avancemos en nuestra pantalla habrá cada vez más y más elementos para desquiciarnos, pero eso si, para divertirnos. Podemos decir que Frima Studio logro provocar una grandísima adicción en nosotros más que una frustración.

Contamos con cuatro actos diferentes a lo largo del juego que podremos ir desbloqueando conforme avanzamos. Los primeros los recorreremos con Cécile, aunque no te encariñes mucho, ya que en el siguiente acto Bonnie llegará con más agilidad. Después, nos espera un Gundelf con los que las mecánicas a las que estábamos acostumbrados cambiaran radicalmente.

Para la parte gráfica se utilizo algo muy original y que le da profundidad al juego para verdaderamente sentirte dentro de una obra de teatro, ya que se hace uso de unos “rodillos”que giran para cambiar los elementos de la pantalla. Dicho elemento les recordara a más de uno el magnifico The Puppeteer para el PlayStation 3 de Japan Studio. Y es que el uso de las texturas, particulas, y luces nos transportan al escenario que estamos cruzando.

Sin embargo un defecto de la implementación de esta mecánica y que puede resultar un poco obvio o de error de principiante, es que la transición entre elementos de un escenario a otro se desarrolla de una manera muy poco sutil. De la nada veras que se cambia el escenario a una velocidad estrepitosa, provocando que si tu personaje tuvo la mala suerte de colocarse mal, los elementos o enemigos del siguiente escenario te mataran.

Al igual que el ya mencionado “The Puppeteer”, nuestras acciones harán que el público espectador reaccione. Escucharás sonidos de risa, sorpresa o incluso quejas si es que cometes algún error. Esta interacción con nuestros “espectadores” llega al grado de que nos llegarán a lanzar tomates si no les gusta lo que ven. Talent not Included se permite romper la cuarta pared en varias ocasiones y no se toma enserio a si mismo en el mejor sentido. Algo muy curioso es el inicio del juego, en el que podemos ver como los creadores nos explican como es que nace el proyecto.

Técnicamente hablando, el juego no es la gran cosa, ya que va de acuerdo a la temática que los desarrolladores querían lograr. Con texturas sencillas, elementos no muy variados y todo con una estética de juguete queda por debajo de lo brillante para una consola como lo es el Xbox One. No hay que malinterpretar la sencillez con lo poco trabajado. Y es que aunque Talent not Included pretende ser un “juguete” sentimos que pudo aprovechar de mejor manera los recursos de la consola de Microsoft. Sin perder de vista que sea un juego “indie” hasta cierto punto.

En cuanto al sonido del juego, este queda un poco a deber, ya que escucharemos poca variedad en el apartado sonora, de hecho llega un punto en donde te darás cuenta que disfrutas más de las reacciones del público que de la propia banda sonora.

La durabilidad del juego tampoco le ayuda, ya que puede completarse en menos de 4 horas, mientras que si deseas sacar el 100% del juego no te llevará más de 8 horas aproximadamente, lo que lo vuelve un título corto en verdad. Aunque en relación costo es el adecuado desde nuestra apreciación. El problema radica en que aunque el título pretende crear una lista de marcadores e incentivar a los jugadores a mejorar sus tiempos y puntuaciones, la verdad no verás mayor aliciente como para volver una vez que lo hayas terminado.

Un punto a favor y que aplaudimos bastante en esta época de juegos de un solo jugador es la inclusión de un modo multiplayer en el cuál podremos avanzar en nuestra aventura en compañía de algún amigo, novia o hermano.

A Talent not Included es un juego bueno, que se queda en ese horizonte de poder haber logrado un poquito más. Es un juego corto que podrás disfrutar en compañía y agradable para una tarde de juego. No más.

[marstheme_review post_id=”137370″]