Para los que dicen que Nintendo no crea nuevas franquicias, durante la época del Gamecube la compañía parecía estar dispuesta a tomar riesgos un poco más elevados que en la actualidad, inclusive apostando a nuevas propiedades intelectuales de géneros que aún no habían sido explotados por su parte.

Uno de esos proyectos terminó siendo Pikmin, cuyo nombre se basa en pequeños extraterrestres, los cuales son formas de vida poco inteligentes derivadas de las plantas,  que si bien de forma individual suponen una presa fácil de atrapar, al momento que se reúnen llegan a derribar a enemigos colosales.

Tuvieron que pasar casi diez años para que llegara la secuela de Pikmin 2 al mercado, incluso saltándose casi por completo una de las consolas de sobremesa de Nintendo (a excepción de las versiones New Play Control de las dos primeras entregas). Shigeru Miyamoto nos recordó constantemente durante el desarrollo de Pikmin 3 que se trataba de uno de sus mejores juegos. ¿Creen que sea cierto?

-Historia-

Siendo honestos, la historia nunca ha sido el punto fuerte de la mayoría de las franquicias de la gigante japonesa, casi siempre enfocándose en otros aspectos que para ellos son un poco más importantes. Pikmin 3 bien podría ser la excepción, le quita el protagónico al famoso capitán Olimar para dárselo a tres nuevos aventureros: Alph, Brittany y Charlie, provenientes del planeta Koppai, mismo que ha agotado sus recursos naturales y al que buscan llevar nuevas fuentes de alimento en  otras galaxias.

pikmin2
Los 3 héroes. Sobresale Brittany, quien tiene cierto “estima” por Charlie.

Cómo es clásico de la franquicia, algo sale mal y su nave sufre problemas técnicos, siendo cada uno de los tripulantes expulsado hacia una región diferente del planeta PNF-404, hogar de los Pikmin que deberán reclutar si es que quieren reunirse, conseguir alimento y volver a casa (tal vez de paso resolviendo misterios).

-Mecánicas-

Después de una introducción bastante corta y con tutoriales que en un principio no lo parecen, te encuentras con el planteamiento principal del juego, que consiste en producir la mayor cantidad posible de Pikmin que puedas para que te ayuden con las diferentes tareas, entre las que se encuentran reunir víveres para poder sobrevivir a cada uno de los días en la superficie del hostil planeta. Quienes disfruten de la franquicia sabrán que el primer juego se caracterizó por introducir un límite de días en el que podías cumplir tu misión, cosa que se abandonó en la secuela a favor de no estresar a los jugadores pero con esto perdiendo parte de la esencia que Miyamoto quería transmitir.

pikmin3
La primera impresión nunca se olvida.

En el tercer título las cosas resultan de una mezcla de ambas, tu estancia en PNF-404 depende de que tanto jugo tengas para consumir, siendo al final del día vaciado uno de los frascos que guardas como reserva. Así se asegura que, mientras hay una restricción de tiempo como tal, puedes incrementarlo recolectando la fruta que te encuentres en el viaje; tus actividades irán consumiendo un frasco por día así que también debes tener eso en mente.

Cuentas con aproximadamente 15 minutos para cazar, recolectar víveres, resolver acertijos y sembrar la mayor cantidad de Pikmin que puedas. Al final de la jornada cae la noche y es cuando las fieras más temibles salen en busca de presas para comer, por lo que si dejaste abandonado a alguno de ellos ten por seguro que no lo volverás a ver  la mañana siguiente.

pikmin3
Tu objetivo principal es conseguir comida.

Falta describir a las estrellas del espectáculo, los mismos Pikmin, que puedes encontrar en las tres variedades que ya conocíamos, agregando a otras dos especies completamente nuevas. Según su color:

Rojos: Son los soldados razo, a quienes enviarás a la mayoría de las peleas por su fuerza y que también son resistentes contra el fuego.

Amarillos: Resistentes a la electricidad, pueden excavar de forma más rápida y ser arrojados a una mayor altura.

Azules: Única especie que sobrevive en medios acuáticos, ésta vez es todo un goce verlos pelear pues se mueven “como pez en el agua”.

Roca: Tienen la forma de una piedra con ojos, útiles para destruir obstáculos hechos de cristal y ocasionan mayor daño que otros Pikmin.

Volador: Quizás el agregado más curioso de todos, son débiles en combate pero transportan objetos de forma más eficiente y llegan a lugares de otro modo inaccesibles.

Pikmin 3 2
El Pikmin volador sí que parece de otro mundo.

Como nota está el que los Pikmin morados y blancos hacen su regreso, pero no en el modo historia. Todos ellos descansan dentro de una cebolla, nave que actúa como madre nodriza para la especie extraterrestre.

Otra de las características nuevas  es la capacidad de tomar fotos y subirlas al Miiverse, funcionalidad que está de más pero a nadie hace daño. Se agregan modos de desafío y competitivos de dos jugadores (tristemente no hay modo de juego en línea como tal), que nunca han sido el fuerte de la serie pero que son un bonus.

pikmin5
Dibújame como a una de tus chicas francesas.

-Gameplay-

Al pasar dos generaciones de consolas desde el último Pikmin, es fácil imaginar que habrá mejoras en todos los aspectos y éste es el caso en la mayoría de los puntos. Iniciando con el control, tienes varías alternativas para comandar a tu ejercito pero resulta curioso después de todas las justificaciones de Nintendo para que la cara de la consola sea el GamePad, sea éste el método menos intuitivo-cómodo para jugar. Esto es debido a varios factores, entre ellos la duración de la batería (muy corta, requiriendo pausas en tu juego exclusivamente para recargarla), la disposición de los botones y la necesidad forzosa de controlar a los Pikmin con control análogo, en rarísimas ocasiones (por no decir nulas) utilizando la pantalla táctil.

Por mucho les puedo decir que si no cuentan con un Wiimote y Nunchuck, vayan juntando dinero en su alcancía para conseguirlos o se los pidan prestados a un amigo. Son el método ideal para liderar a tu tropa ya que puedes moverte y apuntar al mismo tiempo, cosa que resulta bastante natural  permitiendo que se sumerjas en la experiencia y no en lidiar con el mando.

pikmin6
El GamePad estorba más de lo que ayuda.

Parte de las adiciones a Pikmin 3 es el poder hacer lock-on (al estilo Zelda) a uno de los enemigos u objetos, dirigiendo a todos tus soldados hacia el objetivo marcado de forma instantánea. También se incluyen maniobras para poder esquivar ataques, atajos para algunos comandos y se aumenta la inteligencia artificial de los Pikmin; si bien algunos de ellos se seguirán quedando atorados con elementos del escenario, esto sucede en contadas ocasiones y siempre tratarán de esquivar los ataques enemigos. Algo que me falta mencionar es que puedes manejar tu inventario de forma más sencilla ya que se te permite retirar de la cebolla (es sólo una y no varias como en los dos juegos anteriores) una o varias clases de Pikmin al mismo tiempo.

Cada uno de los niveles cuenta con jefe final  (algunos recordarán a Shadow of the Colossus, pero es Pikmin, así que son del tamaño de un refresco de 2 litros) e incluso algunos de ellos con mini jefes, haciendo el ritmo del juego rápido y con objetivos que van cambiando conforme progresas en él, raramente repitiéndose objetivos. Sobre la duración, puedo decir que mi tiempo final fue de 6:56 horas, un poco menos que Pikmin 2 pero más que el primer juego, pero siempre he dicho que más vale calidad que cantidad.

pikmin7
Los jefes, fuerzas a temer.

-Presentación-

Se trata del primer juego de Nintendo ( que cuente) en llegar a la alta definición y vaya que se nota la diferencia. La compañía siempre se ha caracterizado por sacar el máximo provecho a tecnología antigua y con Pikmin 3 les enseña al resto de competidores lo que se pude lograr con hardware de hace 9 años.

La visión de Miyamoto de un jardín cobra más vida que nunca; las flora y fauna del juego transmiten vida y que decir del agua, la mejor que he visto desde Super Mario Sunshine en un videojuego. Los Pikmin también se vieron beneficiados con el lavado de cara, tienen mayor número de polígonos y esto permite a su vez que aumente la fluidez de sus animaciones, ganándose un lugar en tu corazón que es bueno y malo pues terminas sufriendo cuando los ves siendo engullidos por otros animales. Los jefes tienen un acabado perfecto, llega el momento en que te crees que estás sobre la superficie del planeta debido al comportamiento variable que tienen y sobresale el jefe final, que de seguro arrancará una sonrisa a muchos.

pikmin8
Hasta me recuerda a mi llegada al planeta Zebes.

Las texturas van de muy buenas a otras de dudosa calidad, siendo más frecuentes las primeras. Algunos de mis momentos favoritos durante la aventura fueron bajo la lluvia, pues tanto el agua como el terreno sólido reaccionan a ella, observándose reflejos y el momento en que las gotas impactan a cada uno de ellos.

En lo que respecta a música, sigue sin ser tan pegajosa como la del primer Pikmin pero es una mejora considerable en cuanto a Pikmin 2, aunque no creo que la llegues a tararear en tu vida diaria o a buscarla para descargar.

-Conclusión-

Tenía 9 meses esperando la excusa perfecta para poner un disco por primera vez en mi Wii U y llegó Pikmin 3. Fácilmente es el mejor de la serie, se trata de un viaje que aconsejo a la mayoría tomar porque como su creador ha querido lograr, nos permite adentrarnos a un mundo nuevo y desconocido. Aunque es un juego corto, es mucho mejor que otros de 20 horas que se encuentran actualmente en el mercado, desafiando tu imaginación y creatividad conforme pasan los días para los intrépidos aventureros.

pikmin9
Contemplen la majestuosidad del Pikmin amarillo

No es el juego que considero justifique la compra de una consola ni mucho menos, esa es una deuda que Nintendo aún nos debe y que no parece cumplirá en un futuro próximo. Si ya cuentan con un Wii U y como yo estaban frustrados por lo que parecía en su momento ser una mala compra, quizás la nueva aventura de los Pikmin haga la espera de otros títulos un poco más corta; solo háganme un favor y no jueguen con el GamePad ya que la experiencia pierde mucho de esa manera.

Calificación final: 9.0

Autor de la reseña: Neburí