El género de simuladores ha ido avanzando poco a poco, desde los juegos de simuladores de entrenadores de deportes, los de oficio como Farming Simulator, o hasta los más raros como Goat Simulator han sido exponentes que han dado renombre a este muy pequeño nicho de gustos. En esta ocasión nos toca dar un paseo por ‘n Verlore Verstand, juego del estilo walking simulator que añade ciertas características particulares que, sin duda, lo hacen único allá fuera en el mercado.

Inicialmente lanzado para Steam el año pasado, y pensado para jugarlo con HTC Vive y Oculus Rift que es como más se le saca provecho a este tipo de juegos, pero ahora en su versión para consola en el Xbox One.

La aventura comienza en un terreno sin rastro alguno de vida. Sólo veremos a lo lejos naturaleza marchita. No importa que intentes hacer, pronto verás que lo único que te queda como visitante a este mundo es ir a conocer el deshojado árbol que está a la distancia.

El juego nos da la libertad (o nos priva de información) de especular por nuestra cuenta. ¿Cómo y por qué motivo estamos ahí? Esa y varias cuestiones más invadirán nuestra mente mientras seguimos caminando para acercarnos a nuestro silencioso compañero marchito. Podremos correr si nos comienza a desesperar esta soledad que nos abruma desde el primer instante, o también tendremos la opción de saltar y accionar ciertos interruptores que nos encontremos en el camino.

Por parte del apartado técnico nos encontramos ante un título no muy bien definido. Para ser un juego del género Walking Simulator no nos ofrece los grandes paisajes o panoramas que uno podría esperar. El diseño de niveles por momentos es complicado, y tendremos que calcular nuestros movimientos milimétricamente. Las texturas son de baja calidad, cosa que pasa desapercibido a la distancia pero que notarás en cuanto logres llegar a tu destino. Tampoco existen enemigos o más objetos que den más ambientación. Sólo serás tú, el camino, y los obstáculos.

A nivel sonoro, el juego si que destaca bastante, y es que encontraremos pistas de audio muy inmersivas y que van acorde al tono lúgubre y desolado en el que estamos. Falta hacía que aquí hubiera un excelente trabajo, ya que el juego no cuenta con líneas de voz ni con elementos que nos den más interacción, por lo que haber fallado aquí hubiera sido totalmente un desastre.

El juego cuenta con un sistema de física sólido, el gameplay no va mas allá avanzar, correr y brincar, por lo que los primeros niveles no serán un gran reto. Sin embargo a partir de la segunda mitad del juego el asunto se pone mucho más exigente. Como bien mencionamos, cada movimiento tendrá que ser controlado ya que el juego intentará de todas las formas posibles que caigas al abismo. Para los que estén familiarizados con este tipo de juegos, esto será un buen añadido de dificultad, no tanto así para los curiosos, y es que el juego no se tienta el corazón al regresarte al inicio del nivel si es que caíste en las últimas instancias, lo que puede llegar a ser un poco frustrante.

‘n Verlore Verstand se sale un poco del molde al agregar áreas con puzles, lo cuales no funcionan de la mejor manera ya que no se brinda mayor pista que cuando comienzas a resolverlos, lo que te lleva a caer en el prueba y error.

Los niveles son cortos, y retomando todos los pequeños defectos que ya hemos mencionado podemos darnos cuenta que te llevará más tiempo reviviendo y volviendo a recorrer todo el nivel a causa de una caída o estarás probando resolver el puzle en cuestión, lo que llega a volver al juego algo tedioso.

En resumen, los jugadores que busquen algo nuevo en los juegos de simuladores o en los géneros de primera persona encontrarán una interesante y frustrante propuesta. Para todos los demás podemos recomendarles mejor alejarse ya que encontrarán un juego complicado, confuso, y que les dejarán con mareos.

[marstheme_review post_id=”137651″]