Sin duda en los ochentas Los Pitufos fueron un fenómeno internacional, pasaron de ser una historia anexa a un comic de origen belga creado por Peyo, a una caricatura exitosa a nivel internacional hecha por Hanna-Barbera y que en un tiempo denotaba un gran trabajo de su producción, incluso el doblaje mexicano es inolvidable, cada pitufo tenía una voz distinta: oír el acento campesino de Papá Pitufo, la sexy y tierna voz de Pitufina y la modorra voz que tenía Tontín y eso sin olvidar a Gárgamel, el eterno enemigo de los suspiritos azules.

Pasaron los años y aunque en América parecían olvidados los suspiritos azules, en Europa siguieron manteniendo cierta fama incluso teniendo videojuegos en los 90s, era lógico que con toda esa publicidad comenzaran a salir ideas para relanzar a la franquicia a otro nivel, para esto en el 2011 se lanzó una película que fue un éxito taquillero fuera de Estados Unidos (superaron el presupuesto de la cinta solo en la Unión Americana). Pese a las críticas, a la historia de “pez fuera del agua” que contaron y al hecho de tener a Katy Perry como Pitufina (y en México no llamaron a los actores de doblaje original, ignorando a leyendas como Francisco Colmenero y Esteban Siller), la cinta tuvo el éxito suficiente para llamar una secuela.

25198
¿Que estarán pitufando estos Pitufos?

La secuela repite director y mantiene a las estrellas originales de la primera cinta, Neil Patrick Harris (How I Met Your Mother) y Jayma Mays (Glee) regresan como los Winslow, Hank Azaria vuelve como Gárgamel y las voces de Katy Perry, Anton Yelchin y sobretodo, el recién fallecido Jonathan Winters regresan. También se agregaron las voces de Christina Ricci y J.B. Smoovie como los Traviesos (que en este caso fueron doblados por la actriz Gloria Aura y por Yordi Rosado).

Gárgamel es captado en un video viral lo que lo vuelve toda una celebridad y eso le permite dirigirse a París donde busca con sus Traviesos secuestrar a Pitufina para que le enseñe la fórmula secreta que la transformó en una Pitufo (tomando como raíz la historia clásica “La Pitufina” de Peyo que salió tanto en los comics como en la serie animada de Hanna-Barbera). Al ser atrapada, los Pitufos vuelven con los Winslow que tienen la visita del padrastro de Pat Winslow y vuelven a unir fuerzas para rescatar a Pitufina.

Como la primera cinta, la historia no es nada del otro mundo, lo suficiente para entretener a los niños y si fueron fans de la serie animada pueden salir algo satisfechos, sobre todo al notarse que se apegan más a lo visto en la historia original (aparte de mostrar una gran cantidad de Pitufos y tener el acierto de poner un Pitufo clásico  – Vanidoso – en lugar de Pitufo Valiente que había sido inventado en la primera película, como los Pitufos que salen al rescate) que en la cinta anterior.

los-pitufos-2-002
Se agregan los Traviesos, que son creados por Gárgamel.

De hecho el doblaje, que como decimos lucha por hacernos olvidar al equipo de doblaje clásico, hace un gran esfuerzo por darle espíritu a una cinta que podría ser olvidable si la vemos en inglés, desde el esfuerzo del locutor Esteban Moya por narrar la historia como Pitufo Narrador, hasta Armando Réndiz que le da un tono solemne a Papá Pitufo e incluso le da cierto tono jovial que no esperaba oír. Ciertamente Pitufina no ha sido de mis voces favoritas (ni en la clásica ni en las películas) pero no desespera como otras voces que he escuchado.

El actor que interpreta a Gárgamel, Germán Fabregat, hace un gran esfuerzo por hacernos recordar a Esteban Siller y sale avante, los Traviesos pues cumplen (el personaje de Yordi Rosado es medio menso y eso ayuda) y los chistes de Gruñón y Vanidoso se roban la trama en ratos.

Me gustó la forma en que se vio la cinta, la cámara ayuda a mostrarnos un París muy luminoso, brillante, aunque eso también nos vende la idea de que toda la filmación fue digitalizada y en ratos pierde algo de realidad. El soundtrack muy pegajoso aunque puedo decir que el tema de la película es lo peor que tiene la película, no es que no me guste Britney Spears pero es la peor canción que he escuchado, aparte no se me quita de la cabeza.

En pocas palabras, la secuela de Los Pitufos se siente mejor que la anterior, pero no es la gran cinta, en la competencia de cintas infantiles de este año queda a años luz de Monsters University (con todo y con que es una precuela) y de Mi Villano Favorito 2 que es, sin discusión, la favorita del verano en la categoría. Si tienen niños chiquitos que cuidar, o tu pareja te impone un pitufito que los acompañe entonces pitufeen esta cinta. Si te gustaba la serie de Hanna-Barbera te va a gustar un rato la cinta, pero extrañarás el trabajo de doblaje. Ah y por lo que más quieras, no la veas en inglés.

Calificación: 7