Tras seguir con una historia secuencial, Crash Bandicoot Warped fue el último título oficial de Naughty Dog antes de que Sony perdiera el derecho de distribución del personaje y pasara a diferentes marcas, incluyendo Vivendi y Traveller Tales, sin embargo, casi ningún juego pudo proyectar la sencillez del personaje original e incluso le dieron una personalidad tan marcada que le permitió hablar en ciertas entregas de juegos. Activision, a forma de “prueba” comenzó a entregar pequeñas versiones inspiradas en el juego original, comenzando en Uncharted 4 con una variante del nivel Boulders; seguido de su aparición más fiel en Skylanders Imaginators, y al final la remasterización de los tres primeros juegos con N.Sane Trilogy y el clásico Crash Team Racing. Y finalmente, después de muchos años y con buena aceptación por parte del público, llega la cuarta entrega lineal del marsupial naranja. ¿De verdad era hora de que regresara?

Neo Cortex, junto con N.Tropy han regresado aprovechando el poder de Uka Uka, utilizando un nuevo recurso a su favor: Rupturas cuánticas. Con esta nueva amenaza, Crash, Coco, Aku Aku, y la máscara cuántica Lani-Loli comenzarán una cruzada que los alejará de la tranquilidad de la isla Wumpa en un viaje dimensional para cerrar dichos portales y detener por cuarta vez a Neo Cortex. Si, por cuarta vez.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time mantiene la mecánica de ser un título de plataformas. Desde su anuncio oficial, ToysForBob dejó en claro que traería de vuelta la experiencia clásica de Crash Bandicoot a esta generación, pues pocos títulos de la franquicia habían mantenido esa personalidad sencilla que marcaron los primeros tres iteraciones. Esta es una entrega arriesgada, al mostrarnos una historia con un poco más de narrativa. No vamos a tener cortes de escena largos como en los videojuegos actuales, pero si forman parte de la misma historia que se va contando para que puedan introducirte ciertas mecánicas.

El desafío principal del juego es terminar un nivel mientras Crash rompe cajas, esquiva o derrota enemigos, y recolecta Fruta Wumpa que tiene múltiples propósitos. Se alejan de la recolección de cristales que tuvieron en la segunda y tercera entrega, para únicamente darle prioridad a completar un nivel que a comparación de lo ya realizado, son más extensos. Todo lo mencionado anteriormente es la composición básica, pero hay mucho más en el que solo repetir patrones previamente vistos y que dan al jugador, nuevo o veterano, algo totalmente nuevo que descubrir.

Para empezar, podemos jugar de dos diferentes maneras: La actualizada en el que la muerte no “existe” y la fruta que recolectes es más por puntaje pero con un contador de muertes, y el clásico, que si respeta el número de vidas pero aún mantiene un contador que debes cuidar.

El diseño de niveles en entregas como The Wrath of Cortex o Twinsanity apostaban por un mundo más extenso, dando opciones de explorar más del mismo nivel, y lo mismo se pudo traer a este título, pues aunque no apela en lo absoluto a un mundo abierto, si se apremia la exploración para descubrir nuevas zonas y poder recolectar todas las cajas. Dicha tarea es parte de uno de los objetivos secundarios de cada nivel, que es recolectar un total de cinco gemas que desbloquean una apariencia para Crash y Coco que sirve meramente como un cambio cosmético, pero que le distingue del resto de proyectos previamente realizados. No todo es tan sencillo pues también hay una gema oculta y una que debes obtener sin morir más de tres veces.

Hablando justamente de la dificultad, hay que remarcar que Crash Bandicoot 4: It’s About Time no es difícil, pero si desafiante. Mucho se comentó sobre la dificultad de la remasterización de la pasada trilogía, añadiendo un poco más de dificultad, pero esto tiene que ver con el nivel de sensibilidad de un control, demandando al jugador calcular cada uno de sus movimientos antes de dar el siguiente paso. Lo mismo se puede ver aquí, pues a través de ensayo y error es lo que te ayudará a aprender de cada escenario, y posiblemente resultará más sencillo para aquellos que hayan jugado algún título de Crash previamente, y aún así lo más recomendable no es bajar la guardia pues las reglas del juego cambian con la adición de nuevas máscaras y nuevos personajes.

Como fue mostrado en el avance de revelación, hay nuevas máscaras y personajes que va a ayudarnos en esta travesía. Comencemos con las máscaras cuánticas. Cada una tiene una personalidad dependiendo de su habilidad y viene a ser el sustituto de los poderes adquiridos de Crash 3: Dependiendo el escenario hay ciertas zonas en las que se requerirá usar sus poderes que van desde detener el tiempo, tener un giro permanente, alterar la gravedad, y aparecer objetos. Llegué a pensar que en su momento que esta mecánica sería igual de incómoda como Crash of the Titans y Mind over Mutant, pero afortunadamente se combina de forma sutil con la jugabilidad base y no costará ningún trabajo dominar cada habilidad.

¿Y qué hay de los personajes adicionales? Cortex, Dingo Dile y Tawna tienen un nivel introductorio y explican la razón por la cual están involucrados directamente en la historia. Una vez que termine cada uno de sus niveles y se exploren sus habilidades, habrá ciertos niveles en los que se dividirá una historia alterna y podrás jugarlo desde otro punto de vista y ver cómo influyen en el camino que nosotros ya hemos vivido, añadiendo un valor a su rejugabilidad que es bastante amplia.

Esto no es todo, ya que están presentes dos modos adicionales que pondrán a prueba aquél desafío que tal vez estabas buscando. El modo N.Verted modifica todo el nivel y añade un objetivo más, como en algunos niveles donde debes usar la geolocalización de un murciélago para “ver” a tus enemigos, o colorear todo el nivel con un giro que desprende plastas de colores por todos lados. El segundo desafío son grabaciones retros en las que controlas a Crash en múltiples experimentos que Cortex diseñó al momento de ser creado, pero para este modo no contaré de qué forma se desbloquea, pues es parte de las sorpresas del título.

Por último, tenemos el modo cooperativo del juego que ofrece de dos a cuatro jugadores una sana competencia por ver quien más recorre el camino cumpliendo ciertas tareas: En forma de retos de tiempo luchando contra el espectro del jugador que haya pasado previamente, un marcador de Checkpoint, o realizando una serie de combo con las cajas que vayas rompiendo. Al final, podrán ver las estadísticas de cada jugador y ver quien obtuvo la mejor puntuación.

¿Crash Bandicoot 4: It’s About Time tiene alguna falla? Tal vez lo único que se debería remarcar de desventaja es que, técnicamente hablando, hay momentos en algunas cinemáticas que se nota una caída de cuadros ligera, pero en la jugabilidad se mantiene estable todo el tiempo.

Aunque se hayan descrito varias mecánicas que podría aparentar ser otro producto al que estábamos acostumbrados, es todo lo contrario, pues como mencioné anteriormente, el juego es tan fluido que adaptarse a estos cambios o a estos nuevos niveles con personajes especiales mantiene el sello característico de Crash. Si es necesario, puedes consultar en el menú del juego todo tu registro de los niveles que has pasado, cuántas gemas has recolectado, y si deseas adquirir cierto traje también puedes dirigirte al mismo nivel sin tener que recorrer cada uno de los escenarios desbloqueados.

Mención honorífica a la música del juego y al trabajo de audio, pues hay temas que recuerdan bastante a Cortex Strikes Back y Warped, así como usar los temas regrabados de la remasterización en los niveles retro.

Finalmente, Crash Bandicoot 4: It’s About Time cuenta con doblaje al español latino, y si tuviste la oportunidad de jugar Crash Team Racing Nitro Fueled, encontrarás algunas voces familiares volviendo a tomar su lugar.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time es un sorprendente retorno para el marsupial naranja. No hay muchos trabajos que puedan presumir de una digna secuela tras haber sido lanzado en un amplio marco de tiempo. Pero lo sorprendente es que también decide darle un mayor valor de rejugabilidad en todo sentido, y eso podría atraer a más de uno que, en esta generación, generalmente vemos esto a manera de DLC de paga o contenido post-lanzamiento.