Infinity Ward se arriesgó hace un año a entregar un reinicio de la franquicia de disparos más reconocida de la industria, rescatando elementos pasados y mezclándolo con una historia con problematica contemporánea. Al día de hoy, nos encontramos no solo con un título con multiplayer variado, sino con un Battle Royale que busca crecer conforme al paso de la brecha generacional. Ahora es el turno de Treyarch de arriesgarse una vez más con el regreso de Black Ops, pero no solo como el pie a una generación nueva, sino con una secuela directa del que es considerado el mejor Call of Duty de todos, el juego que dio origen a dicha franquicia.

La tensión entre las facciones del este y oeste se sienten cada vez más latentes, pues nos encontramos en el albor de la Guerra Fría. Al tener diferentes operaciones encubiertas entre cada país, el nombre Perseus vuelve a sonar entre los pasillos de la Casa Blanca. Tiempos difíciles requieren de medidas desesperadas, y es así que se convoca a Frank Woods, Alex Mason, y a un nuevo agente profesional, Russell Adler, con la misión de encontrar y detener a Perseus y evitar el desequilibrio en estos tiempos difíciles. 

Desde Black Ops II fuimos testigos del cambio que tomaba la franquicia al contarnos la historia de forma más cinemática, un progreso que se ve en los juegos de la época. Con dichas secuencias, se introduce a un agente que también es pieza clave para la operación: Tu. El agente “Bell” es una composición de las elecciones del jugador que se hacen al principio del título, incluyendo una serie de “perks” que podemos sentir familiares gracias a otros elementos multiplayer y se acopla perfectamente a tu forma de jugar: si eres un jugador agresivo, de larga distancia, explosivo, o sigilo. 


Dicho esto, podemos también recalcar que Call of Duty Black Ops Cold War, aunque presuma ser una secuela directa, no será difícil adaptarse si es que es la primera entrega que juegas. Dependiendo de la misión podrás jugar como Bell o como Mason, siendo este un personaje un poco más balanceado en términos de combate. El Gameplay es el clásico título de primera persona con secuencias de explosiones y oleadas de enemigos durante tu trayecto. Aunque hay segmentos que se juegan de forma lineal, hay un momento en el que podrás influenciar en un tablero de misiones donde puedes proseguir con la historia, así como hacer operaciones alternas. Todo esto llevará a la caída de Perseus, así que es importante no solo cumplir con dichas misiones sino con cumplir de forma exitosa cada misión alterna. 

La adición más especial que tiene y auténticamente hace honor a las operaciones encubiertas es la capacidad de recolectar elementos esparcidos en otros mapas, de hecho, es muy recomendable que recolectes la mayor información para tener éxito en la misión. El menú se encuentra en una casa de seguridad donde se reúne el equipo de Adler en el que también encontrarás opciones diversas de exploración y secretos. Junto a un sistema de conversación especial con algunos personajes, construirán una base que determinará el final del juego y por consecuencia, el mejor o el peor final de tu travesía. Hay otros elementos que los más fanáticos podrán identificar y no solo por menciones de esta franquicia sino de otros personajes de la línea temporal de Modern Warfare tanto del 2019 como de la trilogía original. 

El título posee otros elementos, pero quizás el más ajeno a esto son las secuencias donde solo debes escuchar y prestar atención que no eran tan propios de la franquicia. Son toques RPG que tal vez podrían ser el inicio de una fórmula que apela a lo narrativo, aunque no imaginamos futuros juegos manteniendo este resultado. 

En general Call of Duty Black Ops Cold War, se aleja del realismo que caracterizaba a Modern Warfare del año pasado: Gráficamente se ve bastante bien y con apariencias renovadas para estar adecuadas a la actual y pasada generación, el movimiento de los personajes es más rápido y más fluido.  

Muchos se quejaban de los exo-trajes de entregas anteriores cuando su apuesta era más futurista, aquí no encontrarán mucha diferencia pues el correr y derrapar puede ser una mecánica que no se acaba nunca. Las armas también recargan de forma rápida, y esto se resiente mucho tanto en la campaña como en el multiplayer. 

Call of Duty Black Ops Cold War se siente bastante corto respecto a contenido y variedad en dicho apartado. Los modos de juego son los tradicionales de la franquicia: Duelo por equipos, baja confirmada, captura la bandera, entre otros. Encontrar una partida no es tan difícil, y se agradece que puedas elegir un equipamiento previo a la pelea.  

El sistema de personalización está bien diseñado, pero al carecer de un gran número de armamento, tal vez sientas que no haya variedad entre las diferentes armas que puedes crear. Un detalle interesante es que ahora podrás ver estadísticas de forma más específica en la que puedes calcular con precisión las ventajas y desventajas de ciertos aditamentos. 

Este menú te guiará para saber en dónde se encuentran tus fortalezas y debilidades y que podrías mejorar. Desafortunadamente llegar a los niveles más altos de cada arma te costará bastante, pues su sistema de progresión es lento y desbalanceado. Lo que más recomendamos es que tomes este modo con paciencia porque podrás encontrarte con partidas en donde puedas tener una buena racha de bajas o algunas en las que te darán un disparo directo a más de 30 metros y sin entender que ocurrió. Por último, el sistema de racha de bajas ha cambiado para que un sistema de puntuación sea el que permita activar dichas ventajas, y no importa si eres derrotado, todo dependerá de los puntos que adquieras dependiendo del modo de juego seleccionado. 

El Modo Zombies es quizás el atractivo más grande para los fanáticos de la franquicia Black Ops, pues incluso ha intentado entrar a otros modos como el Modo Alien de Ghosts o los exo-zombies de Advanced Warfare. Es una secuela directa de los eventos ocurridos en Black Ops IIII, y funcionaría también como una especie de reinicio para el futuro de este modo de juego. El recorrido es bastante sencillo y mantiene la fórmula de acabar con oleadas de enemigos mientras realizas tareas. Hay algunas actividades que requieren de más atención y paciencia para llegar al final, mientras que en el recorrido podrías encontrar armas que también hemos visto previamente.  

Si lo deseas hay un momento en el que podrás salir del campo de operaciones sin tener que preocuparte por perder tras varias oleadas y así obtendrás diferentes recompensas. Por el momento también se siente algo limitado este nivel pues es algo pequeño, pero, así como el sistema multiplayer, también tendrá un sistema de actualizaciones gratuitas (introducidas por primera vez a Black Ops) para tener más variedad en futuras partidas. El sistema de progresión es compartido: lo que hagas en Zombies pasará a Multiplayer y viceversa, así que será más divertido poder cambiar entre estos modos y poder nivelar de mejor manera cada arma y encontrar diferentes combinaciones personales. 

La comunicación entre sistemas es bastante fluida. Desde un inicio el Crossplay fue bastante estable con Modern Warfare y repiten la formula con un trabajo bien logrado en Cold War. Dependiendo de la familia de sistemas que tengas podrás pasar tu progreso entre sistemas, por ejemplo, lo que hacía en Multiplayer en PS4 pasaba directamente a PS5, así como una estable comunicación entre la jugabilidad compartida de ambas versiones. También es importante mencionar que el Dualsense le añade un valor de juego mayor, dando como resultado una respuesta diferente a todos los juegos anteriores. Sus gatillos adaptativos de verdad se sienten al momento de jugar y si podrás sentir la diferencia entre armas. De igual forma recomiendo desactivar dicha función para Multiplayer porque posiblemente lo encuentres incómodo cuando se trata de una respuesta aún más rápida que una campaña lineal. 

Finalmente, Call of Duty Black Ops Cold War se añadirá al universo que Modern Warfare y Warzone han creado, pues en diciembre ambas entregas se unirán para traer una nueva experiencia a su modo Battle Royale, pero será hasta ese momento que podamos dar un análisis profundo de dicha fusión. Mientras, el juego que poseemos actualmente no se siente limitado en ninguno de sus apartados pues regresamos al contenido completo que se había omitido en Black Ops IIII y que vimos alejarse en su campaña de Black Ops III. Así que no lo duden, es hora de entrar en acción a la Guerra Fría.