Carrusel Reseñas Xbox

[Reseña] Spheroids

Cuando un juego tiene éxito en su momento ocurren varias cosas, o se hacen secuelas, remakes o spin-offs del juego o alguien tomará inspiración de dicho juego para crear sus propios juegos, a veces con mucho éxito, otras veces siendo un fracaso rotundo o quedando a medias en el camino.

De la mano de Eclipse Games llega Spheroids a todas las consolas vigentes del mercado después de su paso por Steam y a ResetMx llegó el juego en su versión para la consola Xbox One. En pocas palabras, Spheroids es un título de vieja escuela que combina los estilos de dos clásicos de las consolas de 8 y 16 bits: Pang (o Buster Bros) y Super Mario Bros.

En Spheroids, tomamos el control de un niño canadiense llamado Lucas, quien descubre que algunos experimentos secretos del gobierno terminaron mal, al grado que unas criaturas esféricas llamadas convenientemente Spheroids han invadido al mundo y solo con la ayuda de un científico llamado Otto podrá enfrentar la amenaza con la ayuda de un gancho que ayuda a reventar a estas criaturas.

VIVIENDO AVENTURAS EN UN MUNDO DE PIXELES

De Super Mario Bros el juego hereda las capacidades de saltar, aunque en niveles más avanzados, Lucas podrá tener acceso a un gancho que le permite colgarse de puntos específicos, columpiarse y llegar a puntos más difíciles de llegar, algo que parece ser heredado de juegos como Pitfall o Bionic Commando, aunque más adelante también podrá usar unas botas anti-gravedad que le permite caminar en los techos.

Dentro de la herencia que deja el título de Pang, tenemos la parte que prácticamente le da sabor al juego, Lucas deberá eliminar a sus enemigos que están constantemente saltando, ya sea en forma vertical o de un lado a otro con un disparador de ganchos que “poncha” a los enemigos. Por sus colores podrás distinguir enemigos que se eliminan en el primer golpe, se dividen en enemigos más pequeños, otros que brincan más rápido o golpean el piso más duro o incluso algunos que no pueden ser eliminados y solo pueden ser esquivados, además de otros que funcionan como obstáculos adicionales y que no se mueven pero tampoco pueden ser eliminados.

El juego se divide en varias etapas donde el personaje se moverá en diferentes países como Japón, Brasil, Rusia o Egipto, donde poco a poco irá probando sus nuevas habilidades o los nuevos enemigos u obstáculos que se le presenten, además podrá hacer uso de cabinas de teletransportación para poder descifrar algunos rompecabezas que pudieran salir en el camino para poder seguir avanzando. De vez en cuando destruir enemigos o ladrillos liberarán algunos accesorios como un escudo, un lanzador doble de ganchos o un accesorio para modificar la gravedad y hacer la caida de los enemigos más lenta e incluso dinamita para destruir a todos los que estén en un área específica.

Durante el camino nuestro personaje conseguirá monedas que pueden ser gastadas en una máquina que le permite comprar algunos detalles como barras de energía extra, contenedores de energía, así como accesorios para mejorar sus poderes.

Más pequeños, imposible.

¿QUIERES UN JUEGO MAS DIFICIL? ESPERA… (ARROJA MAS SPHEROIDS A LA PANTALLA)

De la dificultad del juego no podemos juzgar mucho, se ve claro que los desarrolladores intentaron darle un efecto plataforma al viejo Pang y casi lo logran, pero si algo era interesante en Pang era el hecho de que los enemigos se podían hacer cada vez más pequeños y difíciles de vencer, aquí cometen el error de limitarlo solo a cuatro tamaños: chico, mediano, grande y ridículamente grande. No están esas microbolitas que eran difíciles de vencer y que quitaban tan fácil la vida. Además no tenemos de esas combinaciones de enemigos que hacían que uno literalmente tomara el control con ansiedad tratando de evitar ser aplastado por los enemigos.

Los controles no presentan problema alguno, los saltos, a veces ilógicamente altos, no son difíciles de hacer, es dificil que caigas derrotado, porque tienes tres barras de energía y si las pierdes solo vuelves a un checkpoint o al inicio del nivel, conforme progreses, los checkpoints serán más difíciles de alcanzar y esto puede llegar a ser frustrante.

Como gamer de vieja escuela debo afirmar que en ratos se siente este último detalle muy condescendiente con los jugadores de ahora, que no aceptarían la idea de tener que volver al nivel si pierdes todas tus vidas o, de volver hasta el inicio del juego. Pero dado el problema de no tener tanto tiempo como para vencer Spheroids en una sentada, se agradece que haya quedado así.

Creo que está loco por verme…

La historia no ayuda tanto al jugador, se siente como un capítulo para niños de Rick y Morty, que interactuan con diálogos escritos pero no audibles y dando una que otra referencia a cualquier serie o película que involucre un adolescente y un científico (aunque la referencia a Kenny de South Park cuando muere tu personaje se agradece).

Los gráficos son algo extraños con fondos y algunos personajes que están con un look pixeleado, pero que contrastan con algunos personajes perfectamente dibujados en la pantalla, como si los Spheroids si tuvieran el derecho a estar en Alta Definición y el resto del mundo en un Super Nintendo.

La música es algo que agrada al tener cada nivel dos o tres canciones que se van alternando conforme avanzas los niveles del juego, de modo que no es tan fácil aburrirse a causa de lo que estás escuchando. Los efectos de sonido y visuales son de vieja escuela, incluso podemos notar ese efecto de invulnerabilidad temporal que había en los juegos de la época cuando recibías daño (que el personaje parpadeaba ante nuestros ojos).

El control, conforme va avanzando el juego, se torna algo complicado, primero solo necesitas saltar y lanzar los ganchos, después un botón para lanzar el gancho colgante y luego otro para las botas anti-gravedad, en momentos esto puede tornarse algo confuso cuando llegas a puntos avanzados del juego e incluso la lenta respuesta de algunos controles pueden suscitar confusiones que te harán perder vidas con facilidad, en momentos intentan emular las trabas de los controles de vieja escuela, sin recordar que los controles son más sensibles en estos días.

 Al acabar del juego habrá algunos niveles extra para jugar, pero de ahí no hay mucho que agregar, probablemente el hecho de reintentar otras misiones para obtener los logros que pudieran hacer falta, lo que hace que el juego dure a lo mucho unas cuatro horas.

Spheroids trata de expander la jugabilidad de Pang con un estilo de plataformas que de pronto se torna un tanto extraño, no obstante, mientras la jugabilidad y el nivel de dificultad tendrá contentos a los jugadores de vieja escuela, es probable que sus gráficos pixeleados y el control espanten un poco a los jugadores más nuevos.

Una combinación de varios juegos de vieja escuela que cuaja con dificultad

Pixeles, el estilo de juego de Pang y un poco de Super Mario Bros es lo que encontramos en Spheroids un juego que se torna muy corto debido a las facilidades de guardado de los juegos de esta generación y que se torna en un buen reto para los jugadores de vieja escuela, mientras los de nueva generación lo notarán viejo y con un control un tanto difícil de dominar.

7
Guión:
6
Jugabilidad:
7.5
Gráficos:
7
Música:
7.5

Gracias por compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien