Ha dado inicio el fin de semana de la Quake-Con, la convención donde se reúnen los competidores del agresivo FPS de Bethesda, al igual que se proyectan los avances y desarrollo de otros juegos de la misma compañía. A pesar de que todo lo que se hablara era de suma relevancia para los fanáticos de títulos como The Elder Scrolls, Quake, y Rage 2, quien se llevaría la conferencia completamente sería Doom Eternal, la secuela del reboot del 2015.

Después de dar unos cuantos anuncios respecto a los títulos mencionados anteriormente, la conferencia cerró con el primer gameplay oficial de Doom, donde podíamos apreciar diferencias notorias de su entrega pasada. Desde las armas con las que cuenta el DOOM Slayer, como una cuchilla retráctil de su brazo izquierdo y un gancho en la super shotgun para alcanzar pisos o enemigos a largas distancias dentro de la verticalidad con la que cuenta el título. Y aunque nuestro personaje se encuentre mejorado, los enemigos también tendrán una mejora importante en sus habilidades, y apariencia. Gráficamente, por lo que el título ha dejado ver, se podrá mejorar aún más lo expuesto en su entrega pasada, con texturas diferentes y apariencias más imponentes. Enemigos de títulos pasados, además de los ya conocidos, estarán presentes.

El juego aún no cuenta con fecha de salida, pero se ha confirmado que saldrá para todas las plataformas: PlayStation 4, Xbox One (con sus respectivas mejoras en sistemas superiores), PC, y Nintendo Switch.