PC Playstation Reseñas Reseñas Reseñas Videojuegos Xbox

[Reseña] Just Cause 4

La popularidad de títulos de mundo abierto ha sido bastante grande con la llegada de la generación pasada. Pocas veces habíamos tenido la oportunidad de explorar ciudades enteras, regiones diversas, sitios que visitar y descubrir los secretos que sus desarrolladores se dedicaron a esconder. Junto con el mundo abierto se combinan las posibilidades abiertas; dejar que el jugador rompa todas las reglas dentro del entorno en el que ha sido liberado para que pueda terminar todas las misiones del juego en cuestión pero aplicando sus propios términos. Es así como un juego puede tener más de una resolución y la creatividad del mismo usuario es el límite. En el caso de Just Cause, hemos sido testigos de la libertad que genera el título en materia de destruir y romper cosas. Desde un principio nos han dado el material suficiente para que al volar nuestra imaginación el mundo se encuentre a merced de nuestro control. Sin embargo, los tiempos cambian. Y dentro del mismo contexto de mundo abierto, hace falta una intención, un motivo por el cual vas a dedicar más de 30 horas jugando y descubriendo hasta que llegue la pantalla de créditos. Just Cause 4 intentará establecer ese propósito, pero desafortunadamente, no es algo tan palpable como hubiésemos deseado.

Tras ser traicionado por un compañero suyo en el pasado, y tras acabar con la tiranía de Sebastián Di Ravello en Medici, Rico Rodriguez ha decidido salir de la Agencia. Sin embargo, dentro de sus múltiples viajes, termina en la región sudamericana de Solis, controlada por el grupo militar Black Hand, conocido por ser el más poderoso y agresivo del mundo, quienes también estuvieron al mando del dictador Salvador Mendoza y del mismo Di Ravello. Al parecer, ellos también son poseedores de un arma que es capaz de controlar el clima. Los grupos de choque conocen esta arma como Proyecto Illapa, y posteriormente Rico descubriera que su padre se encontraba involucrado en él. Los aliados con los que Rico se encuentra también estan relacionados con esta tiranía, y por supuesto, todos se encuentran cansados de la situación en la que se encuentran. Será esto el detonante para que Rico ayude a liberar Solis, gracias al nuevo Ejército del Caos que se ha formado en la región, y descubrir la verdad sobre su padre.

El juego conserva gran parte de su entrega pasada y modifica algunas otras para darle más accesibilidad y rapidez, incluso con nuestras propias preferencias para elegir qué movimiento o tarea hacer durante la sesión de juego. También se arreglaron otros problemas pero a costa de otro bastante grave y que, al menos en PlayStation 4, puede resultar bastante molesto.

Vayamos por partes. El control de Just Cause 3 ha sido uno de los que más me ha agradado al momento de jugar, abarcando cada una de sus funciones como algo completamente sencillo: desde el uso del traje volador, el paracaídas, el gancho, y la selección de armas, todo hecho con la fluidez necesaria para que de un momento a otro puedas pararte en el techo de un vehículo en movimiento o enlazar un objeto a otro para que salga volando (¿Alguien dijo vacas?). La mayoría de estos elementos se conservan y hasta se siente un poco más fácil de controlar. 

Por ejemplo, al usar el traje de vuelo, normalmente debías tomar un momento en la caída libre para viajar por más distancias, aunque llegaría el momento en el que este impulso cesaría y posteriormente caerías. Aquí, Rico se siente más fácil de controlar, permitiendo manejar de mejor manera esta y cada una de sus funciones de vuelo para permanecer por más tiempo en el aire. La sencillez de las cosas también se traspasó a las armas. Antes tenías tres diferentes tipos de armas que se cambiaban con la cruceta de botones, cambiar entre arma ligera, pesada y granadas. En esta ocasión, el botón Cuadrado sirve para cambiar entre tu arma ligera y pesada, y el botón R1 permitirá usar un solo tipo de granada que encuentres (aunque no es algo frecuente). La conducción de ciertos vehículos ha agregado la oportunidad de cambiar de tercera a primera persona para aquellos que prefieran conducir desde la perspectiva del vehículo. En el caso de las aeronaves, sólo te permiten alejar o acercar la cámara.

Medici era una serie de islas que en conjunto, formaban un enorme mundo abierto pero que a la larga se sentía repetitivo. La mayoría de las misiones alternativas consistían siempre en destruir objetos que hacían alusión a la tiranía del dictador en turno. La mayoría de las ciudades y pueblos solo eran una copia entre ellas, con variaciones en la posición de los lugares a destruir. También habían diferentes hábitats, aunque sólo veíamos elementos como rocas, peñascos, y selva. 

Ahora tenemos una diversidad mayor en todo el mapa. A primera vista no se ve un cambio notable, sobre todo en las bases enemigas que vuelven a parecer enormes prisiones copiadas entre una y otras. Pero ahora le agregan mayor diversidad implementando bases subterráneas, domos, e incluso turbinas gigantes para experimentar con el proyecto Illapa (del cual no les contaremos para evitar spoilers). Y eso es sólo una pequeña parte del mismo, porque podremos cambiar a desiertos, selva, montañas nevadas y grandes cuerpos de agua de un momento a otro. Las ciudades también cuentan con una gran variedad de sitios y zonas a explorar, y podremos encontrar varios easter eggs que no dejarán de sorprendernos (Busquen y encontrarán una bonita referencia a Take on Me de a-ha)

Nuevamente el gancho se conserva como un elemento importante de Rico para moverse en espacios reducidos, pero ahora posee nuevas funciones que pondrán a prueba la creatividad del jugador. Podemos tener hasta tres configuraciones distintas con tres diferentes formas de respuesta, dependiendo de si mantenemos presionado un comando, lo activamos y desactivamos presionándolo una sola vez, o si funciona de manera automática al momento de enganchar el arnés. Con esto, y junto con el gancho retráctil y los cohetes que pueden ser activados con los comandos ya mencionados, se añade el gancho de globo, similar a lo que vimos en Metal Gear Solid V, para elevar por los aires ciertos objetos que obstruyan nuestro camino. A esto se le añade la intensidad con la que cada gancho funciona, podrás modificarla para que reaccionen con objetos pequeños como personas o vehículos destrozados, hasta poder elevar tanques y vehículos blindados; hasta 9 ganchos pueden ser colocados al mismo tiempo, y cada una de sus modificaciones pueden ser cambiadas presionando el D-pad.

Tanto estas como las modificaciones que Rico pueda llegar a tener en sus vehículos y armas, pueden ser desbloqueadas si cumples ciertos requisitos. El mapa se distingue por varias zonas, pero ahora no será tan necesario que cumplas estos de manera personal. Utilizando elementos de estrategia, conforme termines misiones principales para desbloquear la historia (que también se van identificando entre liberar prisioneros, descubrir documentos, misiones secundarias, y principales), podrás desbloquear una pequeña facción del Ejército del Caos. Una vez que obtengas la cantidad necesaria de recurso militar, podrás desbloquear nuevas zonas de conflicto para reducir la dificultad de acceso a las mismas, y por consecuente, desbloquear nuevas misiones para proseguir con la historia. Sin embargo, este elemento solo sirve para acceder a las zonas rápidamente, sin que uno pudiese involucrarse de manera directa en dichos enfrentamientos. Otra forma de obtener al ejército del Caos es provocando la mayor cantidad de desastres en los sitios que nos encontremos. Y justo como acabamos de mencionar, con todos estos desbloqueos podrás acceder a un arsenal más variado y exclusivo, y modificaciones adicionales a cada uno de los ganchos disponibles.

El clima, como se ha expuesto en diversos trailers, forma parte importante de la jugabilidad misma. Resulta impactante al momento de conducir ver a lo lejos un huracán que se va formando en algún poblado desértico. Sería arriesgado acercarnos a el de no ser que habrán misiones en las que incluso tendrás que viajar dentro del mismo ojo del huracán con el traje de vuelo para obtener el requisito de dichas misiones. 

En otro nivel a mediados del juego será transportar una caravana a través del desierto y nos encontraremos con peligrosas tormentas de arena que, tanto bloquearán nuestra visibilidad como la del enemigo, aunque no se descarta la posibilidad de caer en una trampa. A pesar de que Rico se encuentra capacitado para realizar todo este tipo de acciones, el jugador deberá tener cuidado al momento de enfrentarnos a dichas fuerzas de la naturaleza, ya que si hay ocasiones en las que estas mismas podrían acabar con nuestra vida, obligando a reiniciar el nivel o proseguir en un checkpoint.

A estos dos puntos los une un elemento básico: El respeto por la física. Más que señalar que un arma podría hacerte daño facilmente o que una caída a gran altura podría matarte, el usar sus elementos como el gancho y el peso de los vehículos si influye bastante. No es posible poder atar un globo pequeño a un tanque y esperar a que este llegue a verse afectado en lo más mínimo, así como no podríamos introducirnos al ojo del huracán con un avión sin que este comienze a destrozar cada parte de el, convirtiéndolo en un enorme proyectil que sólo hará que pierdas en la partida. Es por eso que todas sus funciones se ven, en la medida de lo posible regidas por las físicas que en teoría podríamos ver si es que tuviésemos la oportunidad de colocar alguno de los dispositivos que vemos en el juego. Esto pasa incluso con la posición de un cohete. Bien colocado en algo como un coche servirá para hacerlo más rápido o desviarlo de su camino por la fuerza de impulso que posee.

Si bien cada una de las funciones que hemos descrito le dan una gran variedad al juego, es verdad que este no se salva de los mismos errores que vimos en la entrega anterior, siendo la repetición su principal problema. Destruir cosas es divertido y no deja de ser su atractivo principal, y afortunadamente el problema de caída de frames de su entrega anterior en consolas fue solucionado. El detalle se encuentra cuando por décima ocasión tendrás que defender un punto para el robo de información. La mayoría de este tipo de misiones será llegar a una zona en donde se encuentra algún documento que le ayudará a la resistencia a triunfar. Deberás permanecer en un punto hasta que tus compañeros obtengan la información que se requiere, y al mismo tiempo, acabar con oleadas de enemigos con todas las armas que sean necesarias que también encontrarás constantemente. En ocasiones algún dispositivo intentará interrumpir la señal y deberás destruirlo, regresar al punto y continuar con el robo de información. Es innegable que la creatividad o espontaneidad de las mismas misiones sorprenderá, sobre todo porque de repente puedes ser atacado por un grupo de helicópteros y para responder al ataque usarás un buque especializado, pero después de que la mayoría de sus misiones son similares, con toda la destrucción posible el juego puede llegar a perder su encanto.

En el apartado técnico no hay algo que verdaderamente sea sorprendente. Algunas texturas no se encuentran completamente optimizadas y en ocasiones verás que aparecen las texturas u objetos conforme vayas avanzando. Al momento de escribir esta reseña, el juego tenía un severo problema con el enfoque de movimiento, haciendo que al momento de moverse a gran velocidad en un vehículo, o incluso girando la cámara 360º en una sola posición, el desenfoque era excesivo y hacía que la pantalla se viera bastante borrosa.  Otros errores que en momentos podrían afectar a la jugabilidad serían los ocasionales bugs que se cruzan a la mitad de la misión. A veces tendrás que despejar el camino para que un convoy o un vehículo que proteges llegue a salvo a su destino, pero si se desvía por alguna razón, a veces se quedará atorado en el camino y no saldrá de ahí a menos que con el mismo gancho puedas jalar el vehículo. También en otra misión recurrente, la liberación de prisioneros de distintos campos de control mental, a veces se quedarán atorados enfrentando a un enemigo, un helicóptero, o incluso en una reja intentando avanzar. Es divertido poder jalarlos con los ganchos mientras se arrastran violentamente en el piso, pero eso también cuesta bastante por cuidar la vida de quienes rescatas.

Los temas musicales que nos acompañan nuevamente son acordes ligeros de una guitarra cuando exploramos los cielos de Solis, y los ritmos que acompañan a las batallas y enfrentarse a los huracanes y cambios climáticos, en pocas palabras, un trabajo que ya hemos escuchado anteriormente. Lo que podemos resaltar en este apartado es que ahora se ha implementado una estación de radio. La mayoría de sus canciones son baladas y temas en español, incluyendo también rock y un Podcast que habla sobre la tiranía de Black Hand en Solis. Definitivamente es una de las adiciones más importantes que el juego pudo tener desde hace mucho tiempo.

Todo esto también será medido constantemente: La cantidad de tiempo en la que te mantienes en el aire, recorriendo caminos con el gancho retráctil, la cantidad de tiempo que un vehículo permanece en el aire, todo lo que puedas imaginar. Si otro de tus amigos tiene el juego, nuevamente tendremos una tabla de posiciones para comparar nuestros tiempos con el de ellos, y se irá actualizando conforme superes esas puntuaciones y tiempos. Por último, la historia no es en verdad algo que haya cambiado. Es verdad que su propósito, tanto el combinar los elementos del ejército para que se vuelvan una extensión como el querer involucrar a sus familiares dentro de la trama principal, pero la intención de poder explotar todo será lo que veremos de manera constante, y existiría la posibilidad de que en más de una ocasión olvidemos cual es el motivo por el cuál estaremos ahí, pero la diversión no llegará a faltar. También es importante añadir que aunque la misma historia principal “conlcuye” el camino que Rico buscaba, el contenido descargable también servirá para explicar otras cosas, con respecto a temas como la traición de donde proveníamos. El juego viene completamente en inglés y existe la opción de cambiarlo al español latino. Si deseas jugarlo en su versión original pero con texto en español, tan solo con tener el sistema en Español será suficiente para activar subtítulos y texto en nuestro idioma.

Se el amo del viento y la destrucción

Just Cuase 4 es una extensión de su entrega pasada, conservando tanto los elementos buenos como los malos del mismo. La creatividad del jugador será lo único que lo detenga al momeno de estar jugando para poder explorar las diversas formas de terminar una misión. Aunque también existe la posibilidad de sentirse abrumado por explotar por enésima vez todo lo que nos rodee.

7.9
Duración:
8
Gráficos:
7
Música:
8
Jugabilidad:
9
Historia:
7.5

Miguel
Oficiales

Miguel

Mi Lingua Franca son los videojuegos. Vivo para desafiar los límites del juego. #EstadoPlay en la sangre. Una voz, no un eco, del mundo.
Miguel
Oficiales

Gracias por compartir
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email