Carrusel Cine Reseñas

[Reseña] Cartas a Van Gogh

Una de las historias más misteriosas en la historia de la pintura fue la muerte de Vincent Van Gogh, uno de los pintores pilares del impresionismo, un estilo de arte que dominó las últimas décadas del siglo XIX.

La historia de Van Gogh ha sido abordada por diferentes directores y actores, destacando películas como la cinta de 1991 donde es interpretado por Jacques Dutronic, el segmento llamado “Los Cuervos” de la cinta Sueños deAkiraKurosawa interpretado por Martin Scorcese e incluso por Tim Roth en la cinta Vincent&Theo de Robert Altman.

No obstante, me dio curiosidad Cartas a Van Gogh (LovingVincent, 2017), no por tratar de buscar el hilo negro en la muerte de Van Gogh, sino por la impresionante forma en que se hizo esta película que dirigieron DorotaKobiela y HughWelchman y tiene las actuaciones de Douglas Booth, Jerome Flynn, SaoirseRonan y EleanorTomlinson, entre otros actores.

 

Un hombre busca entregar una carta a la familia de Van Gogh pero encontrará muchos obstáculos en el camino.

¿Por qué menciono actores y no actores de voz? La técnica de trabajo de la película es única, donde primero se filmó la película con los actores, para luego tener a 125 pintores dibujando cada escena al óleo, utilizando la técnica impresionista que usó el propio Van Gogh, con el cual se completaron 65 mil tomas las cuales fueron transferidas a la computadora para hacer las escenas, donde solo mil imágenes sobrevivieron al proceso de conversión.

Fue un proyecto complicado que empezó primero obteniendo dinero a través de Kickstarter y concluído gracias al Instituto Polaco de Cinematografía.

Cartas a Van Gogh cuenta cómo ArmandRoulin, el hijo del cartero del pueblo natal de Van Gogh, decide viajar a Francia para entregar la última carta que Vincent le escribió a su hermano Theo, solo para encontrar que Theo también murió y ahora buscará en otros amigos de Vincent a la persona adecuada para poder entregar dicha carta, no sin antes aprender de las circunstancias que llevaron a la muerte a Van Gogh. ¿Habrá sido realmente un suicidio premeditado o una muerte accidental?

 

Uno nunca sabe cuando estás viendo una pintura o cuando estas viendo la animación.

Esta historia nos lleva a diferentes puntos de la vida de Van Gogh, la cual es contada por los diferentes personajes, de ahí que el Cartero Roulin nos cuenta los eventos que le hicieron abandonar su ciudad natal en búsqueda de tratamiento mental y después el paso por París y Auvers-sur-Olse donde se encontrará con otros personajes de su vida como PéreTanguy, el Doctor Gachet, sus parientes y los habitantes de Auvers con los que determinará diferentes pistas que le puedan resolver lo que le ocurrió a Vincent.

En todo caso vemos un gran reto para quien ve esta cinta, pues la narrativa es algo lenta y no esperen ver de pronto mucha acción, en una serie de eventos en los cuales observamos de pronto como un personaje es presentado de alguna manera por algún retrato famoso de Van Gogh (como dato importante, todos los personajes de la película, incluso aquellos que no fueron representados por Van Gogh en sus pinturas, aparecen tal y como Van Gogh los inmortalizó en sus lienzos o adaptados a alguna obra  del pintor holandés) y se va desarrollando cada uno de estos personajes como lo pide la trama.

De ahí, nuestro personaje principal, ArmandRoulin se retrata más como un antihéroe, uno que acepta a regañadientes la misión que le dan y quien poco a poco se empapa de lo vivido en los diferentes eventos, para llegar a un punto donde simplemente acepta la realidad de los eventos. Un personaje, que a la postre, se torna un tanto plano.

 

Saoirse Ronan da una actuación formidable en esta cinta.

Pero los personajes que va encontrando en el camino son interesantes como la joven Adeline, quien coquetea y ayuda a Armand en un segmento de la historia; MargueriteGachet quien, al ser interpretada por SaoirseRonan, denota una de las mejores actuaciones de la película, al mostrar diferentes gamas en su actuación y que, si no fuera porque estamos hablando de una animación, estaría peleando por un Oscar.

También la breve pero fuerte actuación de Jerome Flynn como el Doctor Gachet, quien logra jalar ese dejo de apatía que la historia le pinta para dejarnos un tanto conmovidos o Chris O´Dowd como el Cartero Roulin quien se convierte en el foco de razón del personaje principal.

Todas estas actuaciones complementan bien, pero la dirección en momentos se pierde en impresionarnos con excelentes efectos visuales que nos dejó anonadados y se olvidan por momentos de darle emotividad a la historia, lo que nos hace pensar en que estamos viendo más un documental con testimonios animado que una película dramática.

 

La post-producción destaca con el trabajo que vemos cuando transforman los colores de los óleos a una escala de grises.

Otro detalle de la película es la exquisita banda sonora que la acompaña, la cual logra dar emotividad a diferentes momentos de la película, como la narración de la lenta pero dolorosa muerte de Van Gogh o una escena clave donde Armand discute con Marguerite el destino del pintor. En ambas escenas la música juega un papel importante en hacer que el mensaje entre y nos deje conmovidos, especialmente cuando escuchamos la voz de una Ronan casi con el alma partida.

Pero la técnica de animación es la que nos deja sorprendidos, de ver un casting exigente que dejó a los actores más parecidos físicamente con los personajes reales, para luego trasladarlos, gracias a la magia del vestuario y la producción a ser lo más parecidos posibles a sus contra-partes en pintura y de ahí tener la sensación de ver pinturas de Van Gogh viviendo, respirando, desplegando todo el efecto impresionista posible y platicando, comiendo, bebiendo y discutiendo todos los eventos mutuamente.

De hecho, hay momentos donde nos damos cuenta del fuerte esfuerzo de la producción de distinguir pasado y presente e impresiona cuando vemos el fruto de dicho esfuerzo cuando se llevan los óleos a una escala de grises, donde realmente se denotan las sombras y las luces, donde los efectos visuales se hacen más notorios y nos dejan maravillados de ver el resultado final.

 

A la izquierda la actriz, en medio la pintura, a la derecha el resultado final.

Es una cinta que es deliciosa a los ojos, pero que queda a deber con su guion. Una excelente opción para denotar el esfuerzo de estos artistas y productores que podrían llegar lejos en las premiaciones del cine, especialmente en los AnnieAwards, aunque su historia podía contrastar contra otras historias animadas como Coco, Una Voz Silenciosa o En un Rincón del Mundo.

Pese a eso, si tienen la oportunidad de ver esta cinta, ya sea en la Cineteca o en Cinemex y les gusta el arte impresionista, deben de darle una oportunidad.

 

Una cinta animada con un fuerte sabor impresionista

Con una animación que es deliciosa a los ojos de los que aman el arte moderno, pero con un guión que apenas y supera a un documental testimonial, Cartas a Van Gogh es una buena opción para ir al cine y disfrutar del fruto del trabajo de 115 pintores que lograron uno de lso trabajos animados más impresionantes del año.

7.7
Guión:
6.5
Dirección:
7
Actuación:
7.5
Animación y producción:
9.5
Banda Sonora:
8

 

Gracias por compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien