Carrusel Noticias Videojuegos Xbox

[Reseña] State of Decay 2

Hoy en día, los zombies han sido explotados hasta morir en la industria del entretenimiento con películas, libros, series, videojuegos, que cada año intentan traer algo único al género y dejar su huella, algo que intentó Microsoft en 2013 con el lanzamiento de State of Decay para la Xbox 360. 

Para continuar el flujo de exclusivas a Xbox One, Microsoft anuncio hace un par de años la continuación del título de supervivencia que encantó a muchos con su lanzamiento, gracias a las diversas mecánicas que combinaban el combate de zombies, la defensa de bases, la recolección de materiales para sobrevivir, y la tan temida permadeath que terminaba uno a uno con todo tu equipo. 

Con esto en mente, Undead Labs regresó de entre los muertos para entregarnos State of Decay 2, un título que coloca a los jugadores en el mismo mundo unos meses después de la primera entrega, con un apocalipsis zombie que está en su apogeo y una civilización que intenta reestablecerse careciendo de un gobierno o de una milicia oficial que los proteja. 

En esta entrega, State of Decay 2 te permitirá elegir de entre una variedad de duplas para comenzar tu aventura, cada una con una diferente historia de trasfondo y una variedad de habilidades para que se adecuen a tu forma de jugar. Además de esto, tienes una variedad de escenarios en los cuales comenzar con diferentes terrenos que te ofrecerán una variedad de campos de batalla para elegir. 

Una vez que hayas decidido tu forma de jugar, State of Decay 2 te coloca de inmediato en la acción tras un corto tutorial de las acciones básicas. Deberás elegir una base y comenzar a reclutar gente de inmediato, además de buscar en tus alrededores y asegurar una fuente de alimentos y todo aquello que te ayude a sobrevivir. 

Tras esta pequeña introducción al mundo, estará en tus manos sobrevivir y cuidar de cada uno de tu grupo, tomando el control de ellos de vez en cuando para hacerlos crecer mientras dejas descansar a otros, además de que cada uno llegará a contar con su propia especialidad. 

Si algo hay que destacar del juego es el sistema de progresión de personaje, y es que la cantidad de opciones para personalizar que te ofrece de acuerdo con la forma en que los utilices y desarrolles. Por una parte, puedes tener un experto en armas de filo, o uno que prefiera las armas de fuego, y por otra parte puedes contar con personajes que prefieran quedarse en casa a atender a los heridos o hacerse cargo del mantenimiento de los diferentes equipos que llegues a tener. 

Además de esto, gracias al pequeño panorama con el que contará cada uno de los personajes en el mundo, una vez que lleguen al grado de Héroe contarán con habilidades y misiones especiales, por lo que puedes experimentar con los distintos personajes para encontrar la combinación ganadora. 

Pero no termina aquí lo que Undead Labs logra mejorar de su entrega anterior, ya que el sistema de pelea también recibe un balanceo para mostrar algo más fluido y natural, además de que permite jugar con una gran variedad de armas con diferentes estadísticas y movimientos. 

Y finalmente está la parte de supervivencia, y Undead Labs logra alcanzar un punto de balance en el que el jugador no se siente extremadamente agobiado por la recolección de recursos y le otorga una mayor libertad para explorar el mapa y disfrutar del juego, pero recordándole de vez en cuando que tiene un grupo de supervivientes por el cual se tiene que preocupar si es que quieren sobrevivir. 

Lamentablemente con todo este gran material para un juego Undead Labs comete un terrible error, y es que no le da al jugador una razón para jugar o indicaciones de como continuar jugando, lo único que sabes es que tienes que sobrevivir. Gran parte de este error proviene de la historia, debido a que State of Decay 2 no cuenta con una historia la cual seguir. 

A pesar de que no necesariamente deba tener una base fuerte en la historia, llega al punto en el que carece completamente de esta y no le muestra un camino al jugador, no le otorga una meta por la cual luchar. Durante tu partida tendrás una sola directriz: destruye los nidos de zombies de plaga sangrienta. Fuera de esto no hay un sentido de progreso en la historia o algo que te indique que vas en buen camino, salvo que hasta el momento has logrado sobrevivir. 

Pero los errores no terminan aquí, ya que State of Decay 2 cuenta con una gran variedad de bugs gráficos que hacen que la experiencia sea un poco rígida. Al ser un juego de mundo abierto con un solo escenario sin pantallas de carga, era más que necesario que los desarrolladores buscaran la forma de disminuir el gasto de recursos en algunas partes. 

Y si bien lograron que el juego mantuviera los cuadros por segundo estables, el sistema que utilizan la mayoría de este tipo de juegos para cargar solamente el ambiente que rodea al jugador se ve extremadamente limitado. Literalmente puedes ver a los zombies caer del cielo a unos metros de ti conforme vas avanzando, arbustos crecer a tu alrededor, y el escenario esclarecerse mientras caminas, y ni se diga de lo que ocurre cuando decides avanzar de manera más rápida utilizando un automóvil. 

Aún con todo esto, State of Decay 2 logra salir bien parado gracias a su jugabilidad y el gran balance que alcanzan los desarrolladores con las mejoras realizadas sobre el juego anterior. Si buscan un juego que los mantenga atrapados durante horas, el trabajo hecho por Undead Labs cumplirá a la perfección esta función. 

[marstheme_review post_id=”149291″] 

 

Eduardo Alejandro Ceja Cruz

Eduardo Alejandro Ceja Cruz

Amante de los videojuegos, los libros y la ciencia. QFB en proceso. Adicto a los RPGs. Entrenador Pokémon.
Eduardo Alejandro Ceja Cruz

Gracias por compartir
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email