Carrusel Reseñas Videojuegos Xbox

[Reseña] Shadow of the Tomb Raider

Con 22 años en el mercado, la franquicia de Tomb Raider ha logrado mantenerse en la mente de los jugadores gracias a que en 2013 Crystal Dynamics y Eidos Montréal tomaron las riendas de la historia al lanzar un reboot contando el origen de nuestra cazadora de tesoros favorita, Lara Croft.

Tras verla sufrir, equivocarse, y crecer poco a poco para convertirse en la experimentada exploradora que conocemos, Shadow of the Tomb Raider llega con una sola premisa: romper por completo a Lara y colocarla en su prueba más difícil.

“¡Te convertiste en aquello que juraste destruir!”, estas sabias palabras de nuestro maestro Obi Wan Kenobi podrían definir la situación en la que se encuentra Lara Croft durante esta entrega, y es que todo comienza cuando intentando detener a Trinity, la empresa a la cual se ha enfrentado desde un inicio pone en peligro a toda la humanidad.

A partir de aquí, la entrega te muestra un lado vulnerable de Lara que no conocíamos. Por fuera podemos observar a alguien que ha perfeccionado sus técnicas de exploración, su uso del arco es muchísimo mejor y ha aprendido a defenderse de cualquier amenaza, pero por otra seguimos viendo a la Lara que piensa que todo es un juego aún y que solo hay dos matices en esta vida, lo bueno y lo malo.

Pero en esta ocasión, nuestra protagonista no estará sola, ya que contará con el apoyo de Jonah y otros personajes que irá conociendo en su viaje. Cada uno la ayudará a encontrar su camino y definirse como la Lara Croft que ya conocemos. Si bien el motion capture en las charlas entre los personajes le vendría bien una manita de gato, los diálogos y las interacciones, la manera en que se dan a conocer los personajes, y el avance de estos durante la historia le da a Shadow of the Tomb Raider una profundidad con la que los titulo anteriores no contaron, creando un ambiente más cautivador para los jugadores.

Y no solo encontramos esto en los personajes secundarios de la historia, sino que también en casi cada uno de los detalles del juego aportará algo al desarrollo del juego. Desde las conversaciones entre los habitantes del pueblo o los enemigos, y hasta los artefactos y coleccionables que encontrarás dentro de las tumbas y esparcidos en el mundo, el trabajo de Eidos Montréal y Crystal Dynamics es simplemente impresionante en materia de desarrollo de historia.

Desgraciadamente, a pesar del buen planteamiento y desarrollo de la historia de Lara Croft en su camino a la Tomb Raider que conocemos, el cierre se siente demasiado rápido y deja mucho por desear, considerando que es el fin de una trilogía.

De aquí pasamos a uno de los puntos que acompaña al acierto de la historia, el diseño del mundo y las gráficas del título. Al encontrarnos con una Lara más experimentada, Crystal Dynamics y Eidos Montréal buscaron crear un mundo que aprovechara esto para ofrecer un desafío más demandante. Si bien mantiene la misma esencia de movimiento libre, estos cambios son mejor aprovechados en los momentos de combate, donde los jugadores tienen la oportunidad de enfrentarse de manera sigilosa moviéndose lentamente o confiar en su puntería y salir disparando a todo lo que se mueva.

Pero el cambio mayor viene con las nuevas áreas debajo del agua, en las cuales tienes movimiento libre de 360°, amenazas en movimiento de las cuales no podrás defenderte, y la tensión del oxígeno limitado que obliga a pensar bien tus movimientos.

Lamentablemente, a pesar de lo bien organizado y creado que está el escenario para que los jugadores experimenten con sus habilidades, el escenario se siente bastante lineal y lo relativamente poco que puedes explorar son simplemente pequeñas ramas del camino ya marcado por el juego, y podría decirse que las entregas anteriores ofrecían un poco más de libertad sobre tu movimiento.

En cuanto a los modelos y las gráficas en general, los desarrolladores lograron entregar un escenario rico en objetos con los cuales interactuar, grandes vistas arqueológicas, un motor físico para movimientos detallados de Lara y sus interacciones con el ambiente, y todo esto sin afectar el rendimiento del juego, pero si tal vez el tamaño de los escenarios.

Lo único que se queda a medias tintas en el juego es su jugabilidad, y es que Eidos Montréal y Crystal Dynamics mejoran un poco de las mecánicas base que encontramos en las entregas anteriores, pero sin ofrecer algo realmente nuevo, exceptuando por la exploración submarina la cual también tiene sus errores.

A pesar de que esta trilogía de Tomb Raider cuenta con una de las mejores mecánicas de manejo de armas, especialmente el arco y flecha, Shadow of the Tomb Raider recae mucho en el uso del escenario para poder variar un poco el juego y ofrecer algo diferente al jugador, lo cual se basa en la nueva mecánica de ocultarte con lodo. Simplemente se siente un poco más de lo mismo que vimos en las entregas anteriores.

Los puzzles, la segunda parte más importante del juego, tienen una curva de dificultad bastante inestable. Honestamente la mayoría de los puzzles que tendrás que resolver basta con mover una palanca o girar un mecanismo, pero de vez en cuando encontrarás uno que mezcla de gran manera las diferentes mecánicas de movimiento y exploración que ofrecen la verdadera experiencia de Tomb Raider. Si tan solo tuvieran un poco más de dificultad, los puzzles y el titulo como tal sería una historia completamente diferente con posiblemente un mejor atractivo para el público.

Para ser el cierre de una trilogía, Eidos Montréal y Crystal Dynamics simplemente no logran cerrar a toda velocidad. A pesar de un buen planteamiento y mecánicas base de la franquicia, el titulo lentamente comienza a caer por su propio peso, y tal vez a los acérrimos fanáticos de Tomb Raider les encantará, pero para un público más abierto el titulo representa un juego bueno pero que posiblemente no los deje con hambre de más.

Lo más destacable de Shadow of the Tomb Raider es su gran trabajo de investigación, la creación completa del mundo y la atención que le pusieron hasta el detalle más mínimo para que los jugadores se sientan completamente inmersos en el juego.

Un cierre que dejó un poco a desear

Shadow of the Tomb Raider cuenta con una banda sonora inmersiva, escenarios impresionantes, zonas arqueológicas que te dejarán apantallados, y ciertos puzzles que te obligarán a utilizar cada una de las mecánicas que has aprendido, pero en aspectos como el combate y la historia simplemente no logra concretar y cerrar con el broche de oro que la franquicia necesitaba.

8
Gráficos:
9
Jugabilidad:
7.5
Historia:
7
Música:
8.5

Eduardo Alejandro Ceja Cruz

Eduardo Alejandro Ceja Cruz

Amante de los videojuegos, los libros y la ciencia. QFB en proceso. Adicto a los RPGs. Entrenador Pokémon.
Eduardo Alejandro Ceja Cruz

Latest posts by Eduardo Alejandro Ceja Cruz (see all)

Gracias por compartir
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email