Bunny Parking es un título desarrollado por DillyFrameGames cuya premisa es un poco extraña y lo sumaría a esos juegos como Goat Simulator, Oh Sir.. Simulator en donde se sale de lo convencional ofreciendo algo que no se nos hubiera ocurrido.

Visualmente Bunny Parking deja mucho que desear, maneja polígonos que data de la época del Nintendo 64, pero los artes son sosos, se reciclan los elementos (Los Kappas son como los conejos, pero en otro color) y no dota de un mundo vivo o que valga la pena la exploración. Asimismo, los HUDS del juego, y el menú es terrible, se siente como si vieras botones estilo Power Point. El juego llega a sentirse viejo sin serlo.

Bunny Parking se basa en el control de un conejo, este conejo, como pueden inferir del título, tendrá como principal ocupación, encargarse de un estacionamiento el objetivo central del título es que llegará un nuevo vehículo al lote, tu deber es pasarlo del otro lado y para ello tienes a tus fieles patas para empujarlo y pasar del otro lado.

En papel suena sencillo, pero para lograrlo tendrás que ir empujando otros vehículos y acomodarlos de tal forma que no te estorben en tu camino, tendrás que estacionarlos y cambiarlos de lugar a base de patadas, en niveles posteriores habrá vehículos descompuestos o muy grandes, por lo que requerirás de una mayor cantidad de movimientos.

Bunny Parking cuenta con más de 300 niveles, divididos por tres dificultades: Fácil, Normal y Difícil y si hay una gran vertiente entre dificultades, por lo que estos puzzles podrán ser todo un dolor de cabeza hasta para los más expertos.

Para olvidarnos un poco de la tarea monótona de acomodar autos, existe una muy pequeña ciudad, en donde puedes andar de ocioso, como montarte en autos, saltar en brincolines, tirar goles en una portería, alimentar a Kappas y atacar granjas vecinas. Todas estas tareas de ocio no aportan nada per se, solo es para que pases el rato y experimentes con la física del juego.

Como extra, podrás alimentar a algunos conejos para tener algunos buffs temporales como aumentar o disminuir de tamaño o correr muy rápido, pero todo esto es en la ciudad y no en los puzzles.

Para los que aman del cooperativo en local, les agradará saber que cuenta con un modo para esta función, sin embargo, no es muy atractiva o justificable, ya que los puzzles no tienen variaciones y solo es para desatar más el caos o coordinación entre ambos, y con las pocas acciones de los conejos, que solo son patear y saltar, se siente sobrada el cooperativo.

En el apartado sonoro, siempre se cuenta con la misma melodía, asimismo en efectos de sonidos, hay muchos huecos, por ejemplo, el patear, recolectar cosas, alimentar kappas, solo aparecen, pero no hay algún sonido en especial con muchas de las acciones dentro del juego.

Para los amantes de los logros, les agradará saber que en 1-2 horas podrás terminar con todos, sin embargo, algo triste es que, simplemente con jugar un mundo en cada dificultad, ya sabrás cumplido con la mayoría de los logros referentes al fuerte del juego que son los puzzles.

Reseña Panorama
Gameplay
7.0
Sonido
3.5
Gráficos
3.5
Artículo anterior¡Centinela de Control desde casa!
Artículo siguienteApoya a Halberd Studios a través de Kickstarter.
SME-Webmaster @clubcasablanca1 / Editor en Jefe de @ResetMx / Estudié MAC, sigo siendo ocioso, gamer, otaku y demás :)